Este conmovedor relato trascendió durante el día en las redes sociales del «vendedor» de zapatillas usadas. El hecho ocurrió frente a un local de comida rápida de calle Colón, en Ciudad de Mendoza. Hasta allí, llegó un joven descalzo a comprar unas zapatillas usadas.

Diego Arias, quien dio a conocer la historia, pactó un encuentro con otro joven para vender unas zapatillas usadas. Al momento de la llegada del comprador, Diego se llevó una sorpresa: el cliente iba descalzo.

En su cuenta de Twitter, Diego cuenta que recibe un mensaje del cliente por whatsapp, pidiéndole que le guardara las zapatillas «porque debía vender las de él» para comprárselas. Ante esto, Diego le contestó que sí, y lo esperó en el local convenido para el encuentro.

Pasados unos minutos, el cliente llegó hasta el lugar pactado y fue cuando Diego se sorprendió al ver al comprador descalzo, al preguntarle acerca de la extraña situación la respuesta fue : ‘Recién vengo de la Plaza Independencia, vendí las zapatillas mías y me vine a pata cinco cuadras'». 

Compartí la noticia