La nueva obra está proyectada sobre el Río Diamante, en San Rafael, en el tramo comprendido entre las represas Agua del Toro y Los Reyunos, tiene un plazo de ejecución previsto de 5 años y resaltan que promoverá la creación de unos 800 empleos directos y cerca de 1.500 indirectos.

 Se estima que el llamado a licitación del proyecto se realizaría en enero de 2023y, a partir de esta obra “Mendoza estará en condiciones de aumentar un 15% la capacidad del embalse del complejo Diamante, instalando 120 MW de potencia para generar 450 Gwh al año y abastecer aproximadamente unos 60 mil hogares”.

Durante el anuncio de la obra, el Gobernador Suarez también subrayó que la construcción de esta nueva represa traerá importantes beneficios turísticos en la zona al permitir “la apertura de la ruta turística del Cañón del Diamante, reforzando la conexión entre Malargüe y San Rafael como un paseo de características únicas y un atractivo incalculable”.

Compartí la noticia