El empresario Juan Contreras, de Gualeguaychu (Entre Ríos) relató que “A las 12:45 entré al banco para hacer una operación, me quedé esperando y terminé saliendo a las 13:55. Salí muy rápido y muy enojado por el tiempo de espera. Tiré mi maletín al piso, del lado del acompañante, y me fui”.

El sorprendido empresario continuó diciendo «Salgo y al doblar siento que la goma estaba baja, lo que me pareció raro porque es un auto con gomas nuevas. Aceleré para llegar, pero decidí parar porque ya estaba en llanta”

Tenía el ‘infla y sella’ en el auto, entonces me bajé para ponerle y seguir. Pero no la pude levantar (a la rueda), me gasté el tarro entero. Llamé a la persona que me estaba esperando, y fue hasta ahí con un segundo aerosol, lo gastamos también. Cuando vuelvo a subir al auto me di cuenta de que el maletín no estaba, y que la puerta del acompañante estaba abierta”.

De su auto BMW 530 los «amigos de lo ajeno» se llevaron un maletín con los $6 millones de pesos que había extraído del Banco Galicia hacía menos de una hora, consultado acerca de una supuesta complicidad de los empleados el banco, el hombre fue contundente: “Absolutamente nadie sabía de la transacción. Creo que trabajan con una inteligencia sentados adentro del banco, te toca al voleo. Estoy convencido de que no fui vendido”.

Compartí la noticia