Si bien el acceso a Laguna del Diamante aún está cerrado, la Dirección Provincial de Vialidad (DPV) avanza rapidamente para dejarlo en condiciones de tránsito y que la Secretaría de Recursos Naturales de la Provincia pueda reabrir la temporada de verano. 

Con la topadora haciendo el trabajo pesado y duro, se afrontaron los desafíos que dejó el último invierno: sectores cortados por el acarreo de piedras y rocas, la intervención de tramos con planchones de hielo y, el punto más delicado, donde se formó una importante grieta de varios metros de profundidad y de ancho por tormentas y deslizamientos.

Compartí la noticia