La familia es mendocina, viven en el distrito Philipps del departamento de Junín y según narró la madre al medio Mega Noticias, el martes pasado lo llevó a Iker, que tenía cuatro años y presentaba un grave cuadro respiratorio, al centro de salud de Junín y allí no lo quisieron atender.

«Me pidieron que lo llevara al otro día al consultorio, tuve que pelear con la doctora y la enfermera porque no me lo querían atender porque no estaba anotado, yo había llegado tarde. Después me pidieron unos análisis y unas radiografías y me lo derivaron a San Martín y allá no le hicieron la placa. La doctora me dijo que le iba a pedir nuevos análisis y cuando los vio ella, le recetó corticoides e ibuprofeno. En el hospital me dijeron que tenía un virus muy grande que era como una gripe fuerte, que le iba a doler el cuerpo y las piernas», narró la mujer.

 Lo volví a llevar al centro de salud donde me atendió la pediatra, yo le pedí que lo internara porque hacía dos días que no comía, solo tomaba sorbitos de agua. Ella me dijo que no era necesario porque era un virus que se trataba con corticoides e ibuprofeno, pero le dije que no le hacía nada. La doctora me recetó dipirona y un remedio para la alergia porque él había empezado con mocos. A la mañana comió un poquito, a la tarde se descompuso y lo traje al centro de salud y no pudieron hacer nada. Mi bebé se murió porque no me lo quisieron atender».

En tanto, se ordenó una necropsia para conocer con precisión las causas de muerte del pequeño, mientras que desde la cartera de salud señalaron que en ningún momento le faltó atención al pequeño.

Hacer click en el enlace para escuchar a la madre

https://www.facebook.com/meganoticiasmendoza/videos/868697230795160/?t=26

 

Compartí la noticia