Durante muchos años Leonardo Hisa fue una persona muy estimada y respetada por la comunidad del Tunuyán, dirigente y senador por el radicalismo, empresario creador de trabajo genuino y vecino involucrado en el quehacer diario.

Por esas jugarretas raras que el destino suele realizar en algunas personas, cuándo unos delincuentes asesinaron a su ex esposa él fue sindicado como instigador de esta truculenta trama y, luego de la sentencia de la cuál parte de la sociedad está en desacuerdo, fue condenado.

A esa complicada situación personal y familiar se agrega que, hace pocos días, fue sometido a una serie de estudios y una operación de «melanoma y del cual fueron extirpados algunos de ellos». Consultadas fuentes cercanas al entorno familiar se limitaron a señalar que efectivamente, fue sometido a una operación la semana pasada y se encuentra bajo tratamiento médico.

Algunos trascendidos señalan que Hisa presentaba, al momento de realizarle dicha operación, múltiples lesiones melanocíticas en algunas partes de su cuerpo que se habían multiplicado en los últimos meses, por lo cual los facultativos que operaron a Hisa han solicitado un seguimiento estricto con dermatoscopia digital a los efectos de conocer el alcance real de la enfermedad y conocer si necesita ser extraído más elementos para su análisis.

Uno de los temas que más preocupa al entorno de Hisa, son los antecedentes, y por ese motivo la operación fue de carácter de urgencia por las sospechas que han generado la multiplicación de melanomas en su cuerpo.

Compartí la noticia