En Mendoza está estipulado por ley provincial y se lo considera una falta gravísima tomar mate mientras se conduce un automóvil, camión o motocicleta; a pesar que la Ley Nacional de Tránsito no prevé multa en esos casos.

Precisamente la ley mendocina de Seguridad Vial establece que los conductores “deberán circular con cuidado y precaución conservando en todo momento el dominio efectivo del vehículo, entendiendo como tal la conducción con ambas manos sobre el volante, salvo al momento de cambio de velocidad o circunstancias de fuerza mayor justificada”.

Por considerarse falta gravísima conducir un vehículo y tomar mate al mismo tiempo, quien sea sorprendido cometiendo esta infracción, obtendrá una multa de 54.000 pesos.

Además, la Ley de Tránsito de la Provincia de Mendoza obliga a los conductores a «usar calzado apropiado, apto para el manejo y control de los pedales», que «debe ser cerrado y de suela antideslizante», y que «solo se permite calzado abierto si ajusta todo el pie». O sea, ojotas y croks no están permitidos para conducir.

La actualización en los montos de las multas de tránsito ha llevado a que, quien sea sorprendido conduciendo un vehículo en crocs u ojotas, deberá pagar un parte de 5.400 pesos.

Compartí la noticia