Una mujer, que arriesgaba una pena de 6 a 10 años de cárcel por abuso sexual al aprovecharse de la inmadurez de la víctima, agravado por el vínculo, fue absuelta, algunos minutos después de mediodía por el juez de del Sexto Juzgado de Garantías David Mangiafico, quien  dictó la absolución por el beneficio de la duda. 

La historia comenzó a mediados de Julio de 2018, cuando una mujer se presentó ante funcionarios del Órgano Administrativo Local (OAL) de Guaymallén confesando que había echado al adolescente de la casa donde vivían. Claro que la cosa cambió cuando el joven manifestó que el motivo había sido que mantuvieron relaciones sexuales. Lógicamente, los funcionarios realizaron la denuncia y comenzó una investigación.

Según dice el expediente,  el chico dijo que había espiado a su madre en dos ocasiones mientras tenía relaciones con un hombre y que luego había tenido sexo con su progenitora. Sin embargo, tanto la declaración de la sospechosa como de la víctima estaban plagadas de contradicciones, según detallaron fuentes allegadas al caso.

Es por eso que se otorgó el beneficio de la duda y, la mujer, que estaba detenida desde los inicios de la causa, recuperó su libertad.

Imágen ilustrativa

Compartí la noticia