Recordemos que el agente en cuestión protagonizó un altercado mientras se encontraba en servicio y disparó con su arma reglamentaria. Luego se ocultó en la casa de una familiar precisamente en el domicilio de calle Doctor Moreno, entre Estrada y Lagomaggiore ,en la Cuarta Sección, donde se montó un importante operativo.

Alrededor del decenas de efectivos aguardaban la resolución del caso. El personal del Grupo de Resolución de Incidentes y Suicidios (GRIS), trabajó activamente en todo momento, intentando convencer a la víctima de no lastimarse ni atentar contra un tercero. También estaba presente un francotirador de la Policía de Mendoza.

Junto a ellos, sus colegas del Grupo Especial de Seguridad (GES) estaban situados a los pocos metros, en caso de que las negociaciones fallaran y fuese necesario el uso de la fuerza. Incluso, un francotirador se posicionó en las cercanías y estaba atento a cada movimiento.

Afortunadamente toda la acción finalizó cerca de las 21.00 hs, cuando el efectivo se entregó.

Compartí la noticia