Así lo considera Diego Stortini, quien a partir de la mirada que tiene como dirigente empresarial, recordemos que fue durante dos períodos presidente de la CCIAT (Cámara de Comercio, Industria, Agricultura y Turismo) de Tunuyán sabe de los problemas que genera la escasa cantidad de agua de riego, situación que se agrava con el paso de los años.

En una nota publicada por Sitio Andino, Stortini aseguró que existe una deuda de la provincia -en general- y la región -en particular- en cuanto a la tecnificación de la agricultura y consideró que se deben poner plazos estrictos con un plan integral de trabajo en el cual deben fusionarse el estado, los productores, los proveedores de tecnología y las herramientas financieras necesarias que pueden ser aportadas tanto por la banca pública como la privada.

Además, Stortini considera que, en un plazo no mayor a cinco años, no deberían quedar fincas sin tecnificar en la provincia y de esta forma se conseguiría liberar un 70% del escaso recurso con que se dispone en la actualidad. Señaló también que el riego a manto se usa en la provincia desde la época de la colonia y esta modalidad no permite hacer un uso eficiente del agua«Es necesario ir hacia el riego tecnificado», concluyó.

Compartí la noticia