Desde el 24 de diciembre, las verdulerías que transportaban estos productos al Valle de Uco  se encontraron con una noticia que los sorprendió y al mismo tiempo los perjudicó: los cargamentos de cítricos que llevaban no podían pasar el control sanitario Zapata.

Según trascendidos, el problema surgió por un cargamento de pomelos que era transportado desde La Pampa sin desinfectar, desde el sector de las verdulerías expresan que el que falló en los controles de la fruta fue el Senasa,  que decidió aplicar directamente la normativa.

La información oficial que proporcionaron desde Senasa es que hasta que Mendoza no realice una propuesta o alternativa, no se levantará la prohibición.

Compartí la noticia