Estamos muy cerca de cumplir un año de la promulgación de la nueva Ley de Seguridad Vial mediante la cuál, todos los Municipios deberán tener su propio control de tránsito; con  la estructura que ello conlleva.

En el Valle de Uco la situación es compleja por la particularidad de cada departamento. No es la misma densidad de tránsito en ésta zona que en las cercanías de la capital mendocina, por lo tanto el argumento de reforzar ingresos con la recaudación por éste concepto es bastante endeble y, cargar a las arcas  municipales que están al límite con sus presupuestos,  con los costos que solamente la puesta en marcha del nuevo sistema trae aparejada,  no es tarea sencilla.

Se debe pensar en personal especializado en las distintas zonas de control, cómo agentes de tránsito,inspectores, peritos en accidentología; estructuras físicas cómo Juzgados Viales, playa de secuestros y servicios de grúa más el personal que atienda cada área….. no es fácil de resolver el tema.

Además desde Provincia nunca llegaron los fondos que se usarían para ayudar a poner en marcha el sistema,  por lo que algunas comunas cómo San Rafael, han recurrido a la justicia para que ésta ley sea declarada inconstitucional.

Mientras tanto los días van pasando, se viene la aplicación de la nueva ley y todavía los automovilistas no tenemos en claro que sucederá, al menos en nuestra región.

Compartí la noticia