La dulce y trsite historia ocurrió el pasado 2 de Septiembre en el Centro Médico Regional Novant Health Rowan en Salisbury, Carolina del Norte.y estuvo protagonizada por Johnny, quién  nació el 14 de Octubre de 1952 en el condado de Rowan  Cathy, había naciso el 17 de Septiembre de 1954 en el condado de Yadkin.

Padres de tres hijos y abuelos de seis nietos, su salud ingresó en el extraño laberinto que propone la COVID-19 del cual no pudieron salir pese a los esfuerzos médicos por impedir que sus vidas se apagaran. Todo salió mal, todo empeoró. El personal médico los puso en la misma habitación de la unidad de cuidados intensivos, juntaron las manos, las enfermeras se reunieron alrededor suyo y murieron con cuatro minutos de diferencia entre sí.

«Estuvieron casados 48 años, y juntos 50 años, durante los cuales caminaron siempre tomados de la mano”, relató conmovido Shane, uno de los hijos.

Fuente : Infobae

Compartí la noticia