Habitualmente las piezas oratorias de los presidentes de la cámara suelen dejar bastante material de análisis, aunque nunca es sencillo poder realizarlo en profundidad porque el propio vértigo de la fiesta y la multiplicidad de funciones de trabajo y sociales que con mucho gusto solemos desarrollar, lo dificultan sobre manera. En esta ocasión la historia es diferente y nos tomaremos un par de líneas para tratar de entender mejor de que se trató.

Luego de una breve sección protocolar de saludos, agradecimientos, puesta en valor del equipo y demás, Pablo Ambrosini destacó un hecho que no es demasiado habitual, sobre todo en la clase política; al señalar «pongo en valor la institucionalidad de esta Cámara, realmente es ejemplar. En menos de cinco años ha tenido tres presidentes; alternancia, una comisión directiva sólida: que acompaña, se reúne, debate. Además, resaltar la incorporación de jóvenes, y de la apertura a las nuevas generaciones» le pedimos al lector que repase las listas de nombres de cualquiera de los actores de la política nacional, provincial y/o local y, seguramente, coincidirá que en líneas generales se trata de uno de los grandes déficits.

Expresó algo que no es novedoso, pero si absolutamente necesario y gravitante «necesitamos un Estado austero y previsible. Tanto a nivel nacional, como provincial, o municipal» y le agregó algo que suena casi imposible «un uso eficiente y responsable de los recursos del Estado» para sumar un reclamo generalizado «pedimos reglas claras y simples» También puso el dedo en la llaga propia al admitir que demasiadas PYME están fuera del sistema, lo que genera un alto grado de informalidad en la argentina. «Esto hace que el Estado tenga poca visibilidad de la información y a la hora de tomar medidas, las mismas no sean correctas o no terminen de llegar a quien realmente las necesita.  Por eso apoyamos la ley pyme, un régimen simplificado para pequeñas empresas. Las Pymes representan más del 90% de las empresas del país, el 70% del empleo y el 45% de PBI.

Puso en valor la “Mesa Productiva”, creada en forma conjunta con la Municipalidad de Tunuyán, que servirá para colocar en agenda temas de desarrollo del Valle de Uco y agregó un llamado de atención para la dirigencia de toda la región, «por qué no tener esta mesa productiva entre los 3 departamentos ?», se tomó un momento para resaltar «tenemos antecedentes positivos como el COINCE que tiene una larga historia de trabajo regional exitoso», revalorizó el plan Tomate 2000 «un plan para sacarse el sombrero, por como apoya al productor primario y le garantiza una rentabilidad y también; señaló algunas cuestiones cuasi absurdas como «la Alcaidía de Tunuyán, mucho tiempo construida y sin poder utilizarla, por causas que todavía no se pueden discernir»

Fue puntual para señalar al gobierno provincial la falta de soluciones ofrecidas a lo largo de los últimos años para resolver problemas estructurales «Hay zonas donde no tenemos luz ni gas para que se puedan instalar más industrias, hoteles o bodegas. Tenemos déficit en servicios públicos, el 22% de las viviendas presentan alguna restricción en accesos a servicios como agua y cloacas. Es decir que necesitamos obras para acompañar el crecimiento poblacional».

Tuvo una mirada muy positiva al comentar «En los últimos 10 años, el Valle de Uco aumentó un 25% sus hectáreas productivas, a la par del crecimiento de la agricultura, también tenemos el crecimiento de la industria del vino y números alentadores que reflejan que las empresas están invirtiendo en materia de turismo. Cerrando esta parte diciendo «en los últimos 10 años, la población creció a una tasa anual promedio del 1,8%, versus un 1,2% del total de la población provincial. Esto indica que el Valle de Uco es la región que más rápido crece en Mendoza. La gente está eligiendo el Valle de Uco para vivir» en esta parte incluímos de nuestra propia autoría «haría falta que los gobernantes de turno se den cuenta»

Sin lugar a dudas el gran anuncio de la noche fue cuando hizo mención a la «Zona de Desarrollo Estratégica en Zapata, que será administrada por los tres departamentos del Valle de Uco» asumiendo que «Somos el único oasis productivo de la provincia que no cuenta con una zona industrial desarrollada. El Valle de Uco puede terminar de cumplir con un rol logístico muy importante, teniendo en cuenta la ampliación del tipo de carga que puede pasar por el Paso Pehuenche».

En la parte final dijo «Pedimos que por favor pongan a la pyme en el centro de las políticas públicas. Es un eslabón fundamental del desarrollo de la argentina y es la solución para ser una mejor sociedad».

Claro, preciso, contundente; sin lugar a dudas la conducción del equipo de la CCIAT está en buenas manos y en condiciones de seguir creciendo

Compartí la noticia