La denuncia recibida decía que en la finca perteneciente a un tal Rodríguez, se realizaban matanzas ilegales de caballos., por lo tanto efectivos de la Delegación Zona Sur de Policía Rural llegaron a un predio de calle Anzorena, en San Rafael.

Al arribar los efectivos encontraron   una gran cantidad de huesos y cueros de caballos dentro de un tacho de chapa, patas, cabezas de equinos, huesos quemados tapados con ruedas de caucho», tripas, costillares completos descarnados, ganchos, una sierra, un mazo, un balancín para colgar a los equinos, un colgadero en un árbol junto al corral y mucha sangre junto a este árbol.

Cómo si ésto fuera poco a un costado, había 5 caballos eviscerados y en avanzado estado de putrefacción, como así también dispersas en el predio pilas y pilas de huesos incinerados.

Al hablar con la fiscalía, se pidió a los agentes que secuestraran dos cueros «con sus respectivas cabezas» para verificar si ese ganado tenía dueño. No se dieron detalles sobre cómo se hizo para transportar dichos restos.

Cuándo se retiró la Policía, en el predio quedaron  12 caballitos moribundos que los dejaron allí mismo, bajo la guardia del encargado, debido a que estaban demasiado flacos para trasladarlos. 

Fuente y foto : MDZ

Compartí la noticia