El extraño suceso ocurrió en un cementerio ubicado dentro de El vaticano, dónde por orden de la Fiscalí local se están abriendo tumbas buscando los restos de Emanuela Orlandi, una adolescente de 15 años que era hija de un empleado de la sede de la Iglesia Católica, desaparecida misteriosamente en el año 1983.

La investigación se inició el año pasado cuándo, una carta anónima con una foto de la tumba y la frase «Busque donde indica el ángel» motivó que  se solicitara a la Secretaría de Estado vaticana la autorización para la apertura de varias tumbas.

Los sepulcros se encuentran en el Cementerio Teutónico, una zona del Vaticano que corresponde al lugar en el que estuvo el llamado Circo de Nerón, lugar de martirio para muchos de los primeros cristianos, que pasó posteriormente a ser propiedad de una fundación alemana.

La desaparición de Orlandi constituye uno de los casos más misteriosos de Italia. Desde que se le perdiera la pista a la menor el 22 de junio de 1983 a la salida de sus clases de flauta, los trabajos de investigación y las conjeturas han sido prácticamente incesantes. 

La familia de la adolescente nunca ha perdido la esperanza de hallarla con vida. Su hermano Pietro lleva muchos años al frente de una campaña para esclarecer los hechos, además de realizar la denuncia acerca del silencio del Vaticano sobre éste asunto.

Finalmente, el Vaticano decidió reabrir el caso en abril de este año, tras la recepción del mencionado mensaje anónimo. 

Compartí la noticia