Este Viernes, ministra de Salud, Ana María Nadal, presentó en la Legislatura provincial un proyecto de ley que declara por 18 meses la emergencia en los servicios públicos de anestesiología. La iniciativa surgió tras las renuncias masivas de anestesistas, la negativa de formar nuevos anestesiólogos, la no aceptación de cargos de planta y la imposición de convenios para prestar servicios.

Así, el Gobierno de Mendoza pretende con este proyecto de ley regularizar la situación que se vive en los hospitales públicos. “Frente a esta actitud corporativa, las cirugías programadas se han reducido 40% frente a los períodos normales”, explicó la ministra.

Desde el Gobierno señalan que las presiones ejercidas por estos profesionales de la salud y la falta de empatía hacia los pacientes, que se han visto amenazados por la suspensión o el atraso de sus intervenciones, llevaron a la ministra a elevar la iniciativa para que sea tratada con urgencia en la Casa de las Leyes.

La funcionaria dejó en claro que “la privatización de este servicio no solo implica perder la gestión de la salud pública en anestesia sino también un costo financieramente insustentable, significando un 139% mayor a lo que hoy se invierte en anestesiología, concentrando las ganancias en un grupo reducido de profesionales”.

Compartí la noticia