Un policía y su padre, ya retirado de la fuerza, fueron detenidos y están acusados de integrar una banda dedicada a violentos asaltos domiciliarios. Junto a ellos, la esposa del policía jubilado (madre del efectivo en actividad) y otro hombre también cayeron luego de una serie de allanamientos que ejecutó la Unidad Investigativa de San Rafael.

Todo empezó con un llamado al 911 de un vecino de Las Paredes que observó cómo los delincuentes escapaban de una casa de calle Ortubia. En el interior del inmueble, la dueña y su hija de 10 años permanecían precintadas.

La víctima declaró que se encontraban en la vivienda cuando fueron sorprendidos por tres personas encapuchadas y armadas, quienes la redujeron junto a su hija, atándoles las manos con precintos. A partir de allí y bajo órdenes del fiscal Javier Giaroli, se realizaron seis allanamientos.

Una gran sorpresa se llevaron los efectivos, ya que uno de los detenidos resultó ser un camarada, quien actualmente cumple funciones en la Unidad de Cuerpos Especiales de la Policía local, como así también de su padre, retirado de la institución hace algunos años. Ambos son de apellido Osorio e integran una familia de estrecho vínculo con la fuerza.

A ellos se le sumó la esposa del policía retirado y madre del agente en actividad, más un cuarto individuo cuya identidad no trascendió. Además, confirmaron fuentes judiciales, se emitió una orden de arresto contra un quinto integrante de la banda.

Foto : Diario San Rafael

Compartí la noticia