Con la sola presencia del oficialismo, el Senado de la Nación aprobó la nueva ley de alquileres, que ya contaba con media sanción de Diputados desde Diciembre del año pasado.

Desde las asociaciones de propietarios señalaron que algunas de las modificacines cómo la extensión de los contratos de dos a tres años, la aplicación de un solo incremento en forma anual y el requisito de un solo garante harán más dificil las operaciones y ello, estiman, redundará en un aumento de los precios.

Por otra parte las agrupaciones de inquilinos consideraron que la nueva ley cambia radicalmente la forma de alquilar de los inquilinos, estableciendo un poco de equilibrio en la relación con el merado inmobiliario, además de celebrar que la situación de los inquilinos haya pasado de ser un «objeto de mercado» a tener mayores regulaciones como por ejemplo la creación de un registro de todos los contratos de alquiler en AFIP, regulando expensas y con mayores controles

Compartí la noticia