Y finalmente la disputa entre Intendentes que buscan un nuevo mandato y Gobierno que quiere limitarlos a dos períodos, quedó en manos de aquellos a quienes la voluntad popular había puesto al frente de sus Municipalidades en mas de dos ocasiones.

Porque en definitiva, para ganar una elección hay que tener los votos de la gente y, tanto Jorge Gimenez cómo Roberto Righi, Emir Felix y Martín Aveiro los vienen teniendo, por tanto era legítima su aspiración a tener un nuevo mandato.

Tampoco debe escapar en ésta consideración que, mas allá de los tecnicismos jurídicos legales que existieron en el medio, no hace demasiado tiempo el electorado mendocino dijo que dos períodos consecutivos eran suficientes para estar al frente de una comuna y que, el necesario proceso de recambio, es la única forma de terminar con aquellos viejos caudillismos que en otros tiempos supimos tener.

Por fin la «gente de a pié», al menos la de San Rafael, San Martín, Lavalle y Tunuyán; tendrá claro a quién desea poner al frente de su Municipalidad para los próximos cuatro años y, por otro lado, éstos cuatro importantes dirigentes ya saben que deben tener un reemplazo para el 2023.

En tiempos de democracia, con poderes independientes, ha triunfado la razón. Brindemos por ello.

Ricardo «Yayo» Guinsburg

Compartí la noticia