Decir que las luces están centradas en los miles de habitantes mendocinos que coparon la explanada de Casa de Gobierno pidiendo que no se promulguen las modificaciones introducidas en la #7722, es casi una obviedad.

La marcha, que no tiene caras visibles más allá que la de los ambientalistas y el actual Diputado provincial @JorgeDifonso, comenzó en #San Carlos, uno de los bastiones históricos de resistencia a la minería y defensa del agua de Mendoza, a la misma se plegaron manfiestantes a lo largo de todo su recorrido más los que llegaron de localidades como General Alvear, el Este mendocino, Uspallata y San Rafael. Total que en horas del mediodía se estimaba en 35.000 personas paradas detrás de las vallas colocadas en todo el perímetro del edificio de calle Peltier.

En general no hubo sombras sobre la marea humana que se desplazó a lo largo de la #Ruta40, más allá de los contratiempos lógicos que éste tipo de desplazamientos. Tampoco hubo sombras en el dispositivo montado por #PolicíaMendoza, los manifestantes entedieron que su límite eran las vallas y alli se mantenían. El enojo crecía al trascender que @rodysuarez no daría marcha atrás en su decisión de abrir las puertas a la minería, y se puso todo más tenso cuándo el secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial de Mendoza, @MingoranceH, les expresó a cuatro delegados de la multitud que «La ley está en el proceso administrativo de promulgación»

La cuestión se puso muy complicada cuándo, al calor y cansancio acumulado, se sumaron los pocos desubicados de siempre que con las noticias que llegaban del interior del edificio, no tuvieron mejor idea que intentar derribar las vallas y atacar a los policías. Por supuesto que la reacción de los uniformados no se hizo esperar, y lo que era una muestra de civilidad y expresión genuina de una parte del pueblo que se siente afectada, terminó tiñiendo el centro mendocino de un espectáculo sumamente repudiable.

A éstas horas de la tarde se habla de violenta represión policial, aunque no estamos de acuerdo porque la parte que nos tocó presenciar en vivo y en directo eran uniformados tirando al aire y metiendo ruido con las motos, mientras los manifestantes corrían para alejarse del lugar. Muchachos (y chicas), eso no es represión. Eso es disolver grupos de manifestantes mediante acciones intimidatorias. No obstante ello, el parte oficial habla de un saldo de entre 40 y 47 detenidos, con 16 policías heridos. Y atención al pequeño detalle, se habla de policías heridos, no de manifestantes.

La muy bonita película de la marcha nos parece que llegó a su fin, ahora quienes pretenden que la nueva ley sea vetada deberán reorrer los caminos de la justicia,y tal cuál lo anticipado por el municipio de #SanCarlos, acudir a la Suprema Corte para pedir la inconstitucionalidad de la reforma. Veremos cuántos municipios los compañan.

Pequeña reflexión final para los «pacíficos» protestantes encolumnados bajo el nombre de #ElAguaNoSeToca. Publicar el domicilio particular del gobernador y la lista de los legisladores que votaron a favor indicando el número de teléfono personal de cada uno no es para nada violencia institucional, no ? Cómo tampoco es violencia la actitud tomada en el mediodía del pasado Viernes en Eugenio Bustos ?

Dejamos la pregunta flotando en el aire.

Ricardo «Yayo» Guinsburg

Me vine a la marcha porque me pareció un hecho histórico y, poder vivirlo y contarlo desde adentro, seguramente me enriqueció.

Compartí la noticia