El Poder Ejecutivo quiere destinar los fondos que se obtengan del nuevo impuesto que está en elaboración para atender a los trabajadores sindicalizados que no cuentan con el recurso de negociar en un paritaria y barajan dar un bono para los trabajadores informales y monotributistas semejante al Ingreso Familiar de Emergencia que se otorgara durante la crisis sanitaria desatada por el coronavirus.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, adelantó que están preparando un proyecto para «redistribuir la renta inesperada», que abarcará a todas aquellas materias primas que experimentaron fuertes subas de precios como consecuencias del cambio en las condiciones internacionales, que alcanzará particularmente a granos, minerales, petróleo y gas.

De acuerdo a diversos estudios de mercado, se registra un debilitamiento en el consumo de los sectores cuyos ingresos están inmediatamente por encima de los mínimos. Estos últimos son alcanzados por distintos programas asistenciales del gobierno (AUH, planes, canastas, tarjeta Alimentar), que suelen tener aumentos, pero no sucede lo mismo con los cuentapropistas que se encuentran en situación precaria por lo que buscarán darle una ayuda económica.

Compartí la noticia