Con Lionel Messi en la cancha y Lionel Scaloni desde el banco, Argentina hoy está en la gloria.

La dupla llevó a la selección nacional al tricampeonato de la Copa del Mundo en Qatar 2022, un Mundial en el que la comunión entre los jugadores y su entrenador fue clave para la victoria.

Hace muy poco tiempo, en el 2016, Scaloni que se había retirado un año antes como jugador, se puso a entrenar al Son Caliu, el club amateur de su barrio en la isla española de Mallorca, para formar a los niños y adolescentes en el fútbol.

Jorge Sampaoli, entrenador del Sevilla en aquel momento, vio algo en él. Lo puso a trabajar con las inferiores y luego se integró al equipo del primer cuadro, la Asociación de Fútbol Argentina (AFA) llamó a Sampaoli en búsqueda de soluciones dentro del caótico proceso rumbo a Rusia 2018 y con él, Scaloni se convirtió en su analista de rivales.

Luego de la regular actuación en Rusia, donde Argentina cayó eliminada en cuartos de final y con serios problemas entre jugadores y el cuerpo técnico, la AFA colocó a Scaloni en forma interina al frente de la selección.

Persona reservada y con los pies en la tierra, Scaloni se bancó todas las críticas (muchas veces feroces y mal intencionadas, con Maradona incluído), pero optó por no contestar. No podía discutir mucho sobre su falta de experiencia, pues dos años antes todavía entrenaba a los niños en el club de su barrio.

Eligió trabajar y lo demostró en la Copa América 2021 en Brasil donde llevó a la selección hasta la final y, ante el anfitrión y el máximo rival, Brasil, consiguió que la albiceleste volviera a levantar el título continental después de 28 años de sequía.

En las eliminatorias rumbo a Qatar 2022, Argentina se olvidó de los malos resultados de los ciclos pasados y consiguió 11 victorias, seis empates y cero derrotas. Ganó el pase al Mundial aún con cuatro partidos por disputarse.

Era el comienzo de la «Scaloneta’, como se ha apodado al equipo desde entonces.

Se venía el mundial y,se notaba, equipo y los hinchas tenían confianza ciega en su entrenador. Mas allá de la increíble derrota ante Arabia Saudita, el resto de los partidos hicieron evidente que la «Scaloneta» tenía una gran unión, forjada a lo largo de varios años.

El joven técnico tiene una sola regla cuando están en la concentración: todos los jugadores deben sentarse en la misma mesa y poder mirarse a los ojos.

Quienes conocen la interna que se genera en la albiceleste reconocen que el cuerpo técnico ha sido clave en Qatar 2022 diciendo «Tenemos un cuerpo técnico con Scaloni y otros exfutbolistas como [Pablo] Aimar, [Roberto] Ayala y [Walter] Samuel, que pasaron muchas cosas con la camiseta de Argentina, saben lo que representa y son capaces de transmitirlo«, dijo a la BBC.

«Y luego tenemos un grupo que, se ve muy claro, trabaja con alegría cuando se junta. También tenemos al mejor jugador del mundo, pero el equipo lo hace sentir bien y no depende solo de él. Eso ha sido clave para este proceso».

Parecía lógico que, posiblemente después de muchos procesos mundialistas, los argentinos realmente creyeran que podían ganar la Copa del Mundo.

Y con Messi en su mejor Mundial y un entrenador en quien confiar, lo consiguieron: Argentina levantó su tercera Copa del Mundo.

Compartí la noticia