Llega la época de vacaciones y comienzan a surgir ideas acerca de dónde viajar, buscando lugares distintos aparece La Cumbrecita, un pueblo ubicado en el Valle de Calamuchita, Córdoba; que posee una gran playa de estacionamiento antes de llegar al pueblo y una línea de transporte de colectivos gratuita entre el estacionamiento y el pueblo.

Porque, aunque suene extraño, en La Cumbrecita hay energía renovable, se trata y reutiliza el agua, y el tráfico de vehículos está limitado a su más mínima y necesaria expresión.

Está prohibido ingresar al pueblo con auto, se deben estacionar en las playas que están provistas justo a la entrada del lugar. Allí, se cobrará una tarifa por el día y un colectivo acercará a los visitantes hasta el centro.

Por ser un pueblo peatonal no posee ni cajeros automáticos, ni estaciones de servicio, hay cascadas, senderos, puentes de madera, montañas y hasta la posibilidad de nadar en un río subterráneo de más de 500 metros es parte del recorrido.

La primera edificación, realizada con adobe, fue iniciada en el año 1935 y, con el paso del tiempo y dado el creciente interés turístico, la misma comenzó a funcionar como una pequeña hostería familiar. A partir de allí y, poblada por inmigrantes de Europa central, la villa es una joya ecoturística, completamente peatonal con reminiscente a los pequeños poblados alemanes del siglo XV.

A partir del año1996 fue declarado «Pueblo Peatonal«, debido a que rige una restricción vehicular permanente para el acceso en automóviles; principalmente en horarios diurnos, que establece que los rodados deben permanecer en una playa de estacionamiento ubicada a la entrada de la población.

Compartí la noticia