Rápidos de reflejos

Esta semana  ha sido emotiva en acto de asunción de autoridades, Intendentes, Gobernador y Presidente, por nombrar a los más encumbrados, con la llegada de nuevos tiempos surge nuevamente la palabra en la boca de un porcentaje altísimo de compatriotas, ESPERANZA.

Nuevamente es el término que recorre las calles, las fábricas, la Industria el campo, son tiempos de oxigenación y a los datos me remito, el estado de ánimo de los Argentinos hace meses atrás era muy claro, el 58,2% de los argentinos considera que ha descendido de clase social, el 75% admite que tiene miedo a la pérdida de empleo en su núcleo familiar y el 73% afirma haber reducido su consumo de servicios públicos como gas, luz y agua con los tarifazos soportados del gobierno saliente un  estudio cuantitativo, realizado a través de encuestas cara a cara en hogares, da cuenta de que 54% de los habitantes describe con sensaciones negativas (Enojo 23%/Angustia 23%/hartazgo 8%) la situación que atraviesa el país. En materia económica, un 76,7% cree que es necesario cambiar totalmente el modelo; unos a favor de uno que proteja la industria nacional y el consumo interno (46,8%), y otros más defensores de la justicia social (29,9%).  

Es el estado de ánimo de los Argentinos, tan sensible que uno no sabe a ciencia cierta de cuánto será la luna de miel de Alberto Fernández, que tiempo se tomara la gente para aceptar los cambios o simplemente no dará respiro al nuevo gobierno tratando de encaminar tanto desastre. El rechazo en la Urnas al neoliberalismo económico, parece un buen augurio a lo que viene, exige conducción audaz y apoyo popular  para enfrentar las previsibles reacciones de los sectores que se sienten afectados, ejemplo inmediato, las cámaras de algunos sectores ligados al auto denominado Campo Argentino, por el reordenamiento de las prioridades, necesario para lograr construir lo que deja la pesada herencia del fracaso económico de Mauricio Macri.

Despidos y Retenciones es el mejor ejemplo de la resistencia de algunos sectores que no quieren bajo ningún concepto que les toquen el bolsillo, a sido tan rápida la reacción que hasta llegaron a emitir comunicados de prensa, quizás antes de que el gobierno anunciara las medidas, insólito cuando en otros tiempos jamás se pronunciaron en contra de los tarifazos, luz, Gas, Agua, Remedios, combustibles y puedo seguir, que han dejado a miles de familias, comerciantes, productores en la calles, basto que solamente el rumor de un retoque a las retenciones susurrara el oído de algunos dirigentes para que reaccionan en forma inmediata por las dudas, la Soc. Rural Argentina se entiende, pero la CCIAT  de Tunuyan es un ejemplo de ello también, el otro es CONINAGRO, en este caso el propio Carlos Ianizoto titular de la misma nos reconoció por Radio Crisol a este periodista, que habían sido muy condescendientes con el gobierno anterior, muy complacientes si me aceptan el término.

Un pequeño ejercicio, si uno fuera estudiante de la secundaria y nos piden que es lo primero que necesita una ciencia Social para manifestarse como ciencia, es justamente abandonar el Psicologismo, es lo que respondería cualquier estudiante del secundario, graciosamente por estos días algunos gurúes económicos tratan de reemplazar la ciencia con supuestos estados de ánimo de las sociedades como por ejemplo, el estrés de Mercado, el pánico de los mismos, eso es un chiste, no hacen ciencia y dicen cualquier cosa y es lo que estoy escuchando por estos días, no despedir trabajadores por 180 días o retoque a las retenciones y comienza la catarata de disparos a mansalva por las dudas argumentando cualquier cosa.

Reactivación, consumo y trabajo piden ahora a gritos, son las mismas voces que hace un tiempo atrás aseguraban que abriendo las exportaciones, fomentando la exportación iban a llegar las inversiones, y llevó a la catástrofe económica que hoy tenemos, entonces lo que tienen que tener es un poco de humildad cuando hablan y no repitan lo mismo, hace falta dinero es cierto y para que haya e ingrese es el esfuerzo que estamos haciendo todos los Argentinos y arrancar por los sectores mas desprotegidos  los mas golpeados, algunos sectores ni siquiera recuerdan o no leyeron nunca la propia Constitución que dice, » hay que proteger contra el despido arbitrario», que significa esto, «Despido por que se me canta», según el pensamiento de algunos sectores.

Si hay alguna causa de despido esa persona no va a tener ninguna indemnización, ni doble ni simple, ni la mitad, no tiene indemnización, en la mayoría de los casos es despido por que se me antoja o por que hay un contador genio que cree que haciendo números pequeños en una fábrica puedo ahorrarme un gasto que para ellos es el salario y van a tener un pequeño alivio, lo que multiplicado por miles significa que hay menos gente que consume y nuestros pequeños empresarios (el que fabrica zapatos, ropa, el que planta tomate, lechuga etc.) no estoy hablando del sojero, dependen del mercado interno, secaron la plaza, y dejaron sectores de nuestra producción afuera, eso es lo que consiguieron en cuatro años, lo único que creció de una manera descomunal es la deuda externa, la desocupación, la pobreza y el hambre que está a la vuelta de la esquina.

Algunos sectores reaccionan rápidamente quizás abriendo el paraguas antes de los anuncios cuando se mantuvieron callados por cuatro años observando sin pestañear como el País, con los compatriotas adentro, se derrumbaba sin parar.

Que no sea nada y …. Nos vemos en la próxima

Compartí la noticia