Teniendo en cuenta que el segundo pago del IFE ha sido completado casi en su totalidad y un tercer bono de idéntico alcance ya confirmado se acreditará entre Agosto y Septiembre, funcionarios del Gabinete de Ministros, ANSES y Desarrollo Social estudian las alternativas de cara a los próximos meses.

Ante la certeza que en Argentina el aparato productivo tardará en funcionar a pleno, por lo que las familias más afectadas por la crisis económica continuarán con la complicación de mantener sus ingresos, las autoridades nacionales se debaten entre continuar pagando el IFE o implementar la Renta Básica Universal.

En declaraciones radiales, Fernanda Raverta habló del tema y sugirió que «habrá que ver» si el bono de $10.000 de Agosto es el último subsidio de este tipo, ya que en ediciones anteriores también se había hablado de suspender las siguientes, que terminarían pagándose igual a los mismos beneficiarios.

La idea de implementar la Renta Básica Universal, según precisó el Ministro de Desarrollo Social Daniel Arroyo, es realizar  pagos mensuales equivalentes a un salario mínimo (hoy serían $16.875) para personas desempleadas que no cobran prestaciones de ANSES.

En una entrevista con el diario Página12, Arroyo definió: «La Renta Básica Universal va a estar vinculada al mundo del trabajo y tiene que tener asociación con los niveles de fiscalidad posible. Siempre la pensé no como una renta básica al “modelo europeo”, que es un problema más que nada de ingresos, sino agregándole la complejidad que la situación argentina demanda: tiene que estar asociada al trabajo»

Compartí la noticia