El proyecto de modificación a la «Ley de Educación de Mendoza» motorizado desde la Dirección de Escuelas ha generado una serie de reacciones adversas por parte de la comunidad educativa.

Siguiendo la línea editorial de Usina de Noticias estamos consultando a diversos actores de la educación mendocina, en éste caso pedimos la opinión de la Sra. Graciela Soliz, quién tiene una extensa carrera cómo educadora, mas allá que actualmente esté al frente de la Secretaría de Relaciones Institucionales de la Municipalidad de Tunuyán.

Aquí están sus conceptos :

Creo que opinar no sirve. Como docente con 27 años de servicio, me hubiese encantado participar activamente en el proyecto.

Quienes transitan el aula tienen muchísimo para aportar a algo tan importante y trascendente como lo es, nada más ni nada menos, que nuestra “Ley de Educación Provincial”.

Lamentablemente ya es tarde. En primer lugar, el borrador ya circula y es difícil poner palabras a un texto que ya está escrito, porque en esas palabras está el “espíritu” que la sustenta.

En segundo, el contexto en que intentan aprobar una ley tan importante. Un contexto critico para todos, pero especialmente para los docentes que vienen sosteniendo con mucho esfuerzo las trayectorias escolares de nuestros niños y jóvenes. Un contexto en el que la participación “real” de los docentes por múltiples factores, no es posible ni se puede garantizar.

Por eso, mas allá de que he realizado el análisis al proyecto, no quiero “opinar”, como docente, quisiera escuchar, debatir y construir consenso junto a mis colegas.

Hay mucho para decir, mucho mas cuando se trata de algo que ha atravesado mi vida profesional. Soy una docente sumamente orgullosa de la profesión. Profesión que he ejercido con pasión y con total convicción.

Compartí la noticia