Danae Olguín, una nena de apenas 6 años, ingresó el 5 de Enero pasado al Hospital Municipal Tomás Ponsone de Coronel Moldes (Córdoba) con un cuadro febril y un dolor en la rodilla por un raspón que se había hecho mientras patinaba.

El Sábado a la madrugada, menos de 72 horas después de su ingreso, Danae murió en un hospital de la ciudad de Río Cuarto.

Sin respuestas por la tragedia, sus padres, Hugo Olguín y Karen Baldobino, denunciaron ante la justicia a los médicos del hospital Ponsone por presunta mala praxis.

Si bien en primera instancia los médicos habían indicado a su familia que la niña falleció como consecuencia de un cuadro de coronavirus, el informe forense indica que Danae murió por un “shock cardiogénico irreversible”.

“El corazón le dejó de latir por la gran infección que tenía”, interpretó en declaraciones al diario La Voz del Interior su mamá, Karen Baldobino, que cursa un embarazo de cuatro meses y tiene además un nene de cinco años.

Los abogados querellantes, Zacarías Ramirez Rigo y Sergio Bernal Valverde, hablan de una tragedia “evitable”, y agregaron «la misma partida de defunción dice que fue una infección grave. Nos preguntamos si podría haber sido evitado si se hubiera medicado en el momento de manera adecuada. En la historia clínica no se ve un esfuerzo para combatir esa infección. No hay consuelo para la familia”.

Compartí la noticia