Uno de los grandes temas nacionales pasa por las, aparentes, intenciones del Gobierno Nacional para intervenir la firma Vicentin, una de las emblemáticas del mercado alimentario nacional y con fuerte presencia exportadora.

Los desmanejos financieros o los avatares de la economía nacional, han puesto a la empresa en una delicada situación, ya que se encuentra intervenida por la justicia comercial y con serio riesgo de quiebra.

La situación es muy similar a la que vivió Alco Canale, con fuerte presencia en la Provincia y cuya situación de quiebra amenazaba seriamente la producción local junto a la desaparición de auténticas fuentes de trabajo.

La posición del juzgado Nacional Comercial N*1, que intervenía en la causa, fue la de preservar la empresa buscando soluciones inteligentes para su continuidad. De resultas de éste accionar, hoy la empresa continúa con su operatoria a pleno y en manos de una firma de Tunuyán, que es AVA SRL.

La gran diferencia ha sido, sin lugar a dudas, el accionar político de las autoridades nacionales. En el caso de Alco Canale claramente se privilegió a la actividad privada; en Vicentin se aplica una solución de corte netamente populista a partir de la supuesta «soberanía alimentaria» y con la sensación de «negociado» sobrevolando por todos lados.

Compartí la noticia