La política editorial de Usina de Noticias contempla el ceder espacios para que los lectores expresen su opinión acerca de algunos temas puntuales, sin que ello necesariamente implique compartir los conceptos que allí se expresan.

Hoy, el Ing. Eduardo Espinosa, Ingeniero Mecánico Electricista, especialista en producción, mantenimiento y sist de mejora contínua, egresado de la Universidad Nacional de Córdoba, deja sus conceptos acerca de lo que él entiende, será un grave perjuicio para el sector de las telecomunicaciones.

La Destrucción del Mercado de la Telecomunicaciones

Antes que nada aclaro que no soy un experto ni un analista especializado en el mercado en cuestión, pero por mi profesión y mi experiencia en servicios eléctricos y producción en general puedo entender a grandes rasgos los efectos que este sorpresivo DNU va a causar en el mercado de las telecomunicaciones.

Primero que nada hay que entender que claramente no existe alguien que esté en contra de tomar acciones para que el costo de las tarifas de estos servicios no aumente, es el deseo de todos que los costos de estos servicios así
como el de infinidad de productos que consumimos a diario DEJE DSE SUBIR, sobre todo en este escenario de pandemia y mega crisis económica, pero también es importante remarcar la realidad de la economía Argentina y
rumbo inflacionario que no se modificó ni un ápice con el cambio de gobierno

Por lo que rápidamente podemos entender que no es un problema exclusivo de uno u otro sector, sino de toda nuestra economía y de un gobierno sin plan económico, reconocido esto por el propio presidente.

Para brindar un servicio de TV por cable o de internet es necesario invertir buenas cantidades de dinero en un
comienzo y luego afrontar importantes gastos de mantenimiento y re inversión. Esta tarea la realizan empresas con fines de lucro, tanto de origen extranjero como de capitales nacionales, que a su vez generan muchos puestos de trabajo a lo largo y ancho de nuestro pais, empresas que tienen dueños y accionistas, que “ponen” dinero y pretenden tener retorno, tal como lo hacen los dueños de un taller automotriz, una tienda de vestimenta o el
almacén de la esquina, es decir no son ONGs.


Ahora bien, entendamos varias situaciones particulares de este mercado, 1) Los insumos, entiéndase equipos y materiales necesarios para brindar el servicio; cables, fibra óptica, herrajes, kits de empalmes, routers, módems, fichas de conexión, antenas y variedad de equipos electrónicos de alta complejidad están atados al valor del dólar (la mayoría son importados) y al precio internacional de algunos “commodities” como ser el del cobre, que lamentablemente viene en franco aumento este año, motivado por la caída de la producción de las minas debido a la pandemia (ver gráfico, fuente: Bolsamania.com)


2) El valor del dólar oficial este año arranco en $ 63 y hoy está en $ 77,5 (fuente BNA), esto insume un impacto
por devaluación del 23%, que si se lo extrapola a los doce meses del año podemos calcular una devaluación de 39,4% en todo el 2020, situación que impacta directamente en todo lo referido a equipamiento y en gran parte en el mantenimiento en el sector analizado.

3) El sector es altamente demandante de Mano de Obra, mucha de esta entre calificada y muy calificada, que debe ser correctamente remunerada y compensada con aumentos periódicos para mitigar el aumento del costo de vida, situación que todos conocemos.

4) Además, las empresas necesitan invertir permanentemente para mantener y expandir las redes y alcances de los servicios que prestan, con necesidad de fuertes desembolsos de capital en movilidad y herramientas específicas para concretar el trabajo diario.

5) Actualmente el costo para brindar servicio de fibra óptica para una manzana en un poblado urbano típico esta entre U$D 3000 a U$D 3500, sin contar postes o soterramientos, ni gastos en permisos y tramites; este costo bajo un 11% promedio en los últimos meses (porque bajo el precio del cable de fibra óptica), pero lamentablemente esta baja se licuó frente a la devaluación del tipo de cambio mencionada anteriormente (23%). Es importante remarcar que en Argentina la cobertura del servicio por fibra óptica ronda apenas el 12% del mercado y que la mayor proporción de cobertura está dominado aun por la provisión por medio de cable coaxial (cobre), donde no opero baja alguna sino todo lo contrario (aumento por el costo del cobre).

Conclusiones:

El mercado va a sufrir una fuerte baja en las inversiones motivado por el DNU donde lo declara servicio esencial y le impide aumentar las tarifas para compensar costos operativos cada día más elevados, esto llevará a un deterioro en la prestación de estos servicios, los lugares a donde no llegaban seguirán “aislados”. Las empresas, tanto extranjeras como nacionales seguramente recortaran plantillas de personal o dejaran de sub contratar servicios de mantenimiento, asesoría, ingeniería, etc, con el consiguiente impacto en una mayor desocupación,
en muchos casos de personal altamente calificado y caro de sustituir.

Se suma como dato adicional que las empresas del sector venían haciendo un esfuerzo para no aumentar tarifas y estaban en negociación con el gobierno para alcanzar acuerdos beneficiosos para los usuarios y pensando en la viabilidad de los negocios, en medio de este dialogo de manera unilateral y sorpresiva el gobierno emite este DNU y genera en el sector una falta de confianza adicional, que será difícil de revertir.


Ing Eduardo Ruben Espinosa
Tunuyan, Mendoza.
Ingeniero Mecánico Electricista, especialista

Ingeniero Mecánico Electricista, especialista en producción, mantenimiento y sist de mejora contínua.
Universidad Nacional de Córdoba.

Compartí la noticia