Desde su puesta en funcionamiento, Usina de Noticias tiene abiertas sus puertas para que los lectores emitan su opinión, la que no siempre es compartida por el editor responsable.

Nuestro columnista de hoy es el Dr. Marcos Nuarte, a quién agradecemos su colaboración

Covid 19 una amenaza letal a las  instituciones económicas

En tiempos de pandemia los interrogantes brotan en manantial y acrecientan  la laguna de las dudas, a criterio cuántico,  seguiremos  con el perverso y de mal gusto contador de vidas humanas perdidas, como si se tratara de un video juego, pero lo que poco se percibe es el lento letargo moribundo institucional que ésta provocando éste virus.

Las instituciones nos gobiernas, nos dan certidumbre, nos marcan un rumbo y dan previsibilidad  a nuestras acciones, condicionan nuestro entorno y son las reglas de juego formales pero también informales, en palabras de Douglas North “Las instituciones afectan el desempeño de la economía debido a su efecto sobre los costos del cambio de la producción. Junto con la tecnología empleada determinan los costos de transacción y transformación (producción) que constituyen los costos totales” (1); en definitiva los costos de toda una economía.  Nada de eso da la sensación  estar pasando, todo es fugaz, flácido y viscoso. Los virajes permanentes no son cambios, sino opciones de conducción, como los que enfrentaría un piloto en una ruta en mal estado y la fugacidad de la maniobra hace inentendible el movimiento, tampoco son decisiones de neto corte flexible sino más bien flácido e inconsistente lo que torna un engranaje económico viscoso, empastado que impide el normal funcionamiento de los motores económicos. Mucho más para agregar, pero no es el punto a tratar en ésta nota.

Frente a esta nueva realidad las instituciones ceden espacio a la improvisación y a la nueva interpretación de “institutos”,  inclusive  muchos amparados constitucionalmente como el libre comercio, art 14 CN. hoy en día ¿quién puede decir que ejerce el comercio “libremente”? Ahora bien ¿cómo programar el nuevo Estado construido en base a ésta  dinámica? si solo se tratara de un mal sueño que al despertar cayéramos en conciencia de que todos los males se fueron con la esperanza de la vacuna posible, estaríamos atravesando una sobredosis de optimismo.

Para el caso de Mendoza y luego de analizar su propuesta de reactivación bajo el programa denominado Mendoza Activa, entiendo, en mi humilde opinión  que es un paliativo de muy corto plazo, de buenas intenciones, pero con el dilema de la frazada corta y sin posibilidad térmicas de dar calor al frio polar que atraviesa nuestra economía. El placebo de inyectar escasos U$D 6.5MM a la economía real, es simplemente en términos monetarios un 10% de nómina salarial provincial mensual, que quizás inspire a reactivar un poco el consumo por un breve lapso, pero dista mucho de ser un incentivo a la inversión. Mendoza necesita robustecer su institucionalidad y principalmente las económicas y repensar mecanismos, la negativa al acceso al crédito, la autoexclusión a la emisión de cuasi monedas, el hoy lejano proyecto de un banco provincial de inversiones, el grillete a importantes obras de infraestructura y principalmente las hídricas, deja un panorama desalentador pero abre una posibilidad a nuevas ideas creativas para superar la crisis. Comenzar a verbalizar palabras como: securitizar, titulizar, fideicomisar, causionar, garantizar, bursatilizar, etc podría mejorar la impronta.

Ejemplo. Juan tiene un emprendimiento de bebidas energizantes derivadas del vino y en base a nuestra industria madre vitivinícola, ha desarrolla el producto es competitivo y tiene un mercado exterior ansioso a su llegada, aguarda que alguien financie su proyecto de retornos atractivos. Por otro lado, varios  Don Pedro tienen  U$D  dólares en pequeñas cantidades, que lograron  por grandes esfuerzos de ahorros de sus vida, los tienen en sus casas, escondidos, porque no confía en los bancos ni en el sistema en su conjunto,  tienen experiencias desagradables que lo marcaron,  sin embargo también  temen por su vida y que una entradera delictiva termine de un culatazo lo que su previsión logro y su colchón protegio.

 Pregunta: ¿Es probable que Don Pedro financie el proyecto de Juan con una rentabilidad pactada y segura?. La respuesta es “no”!! Ahora bien si Juan tuviera la posibilidad de suscribir y colocar  obligaciones negociables o cuotas parte de un fondo de inversión cerrado en dólares garantizado por letras hipotecarias del Instituto Provincial de la Vivienda IPV, seleccionadas de acuerdo a su puntualidad y pago, a una tasa superior a la que obtendría en el sistema bancario tradicional, Don Pedro pensaría seriamente su alternativa financiera..

Hay que despertar a las instituciones de un baldazo de agua fría y comenzar a pensar que Mendoza Activa mañana pueda mutar a Mendoza Re-Activa con innovación e ideas nuevas y quizás  ir  en una línea de mejora constante, que logre oportunidades para más Juanes y opciones para más Don Pedros, de lo contrario podemos tener una Mendoza “Activia” y eso sería aligerar el tracto digestivo y ponernos flojos de vientre.

Marcos Nuarte. Doctoranto Ciencias Económicas  proyecto de tesis “Ventajas Cooperativas en una integración Regional Hídrica”

Compartí la noticia