La protagonista de ésta historia, quien no tenía antecedentes médicos cuando ingresó a trabajar como docente, pero varios años después precisamente en Octubre de 2016, presentó una denuncia por enfermedad profesional, a raíz de padecer hiatus, un cierre incompleto de las cuerdas vocales que genera disfonía funcional irreversible y permanente, siendo una de las causales de ésta enfermedad el uso excesivo y forzado de las cuerdas vocales. En ese momento la educadora tenía 39 años.

En Mayo del año pasado, la Sexta Cámara del Trabajo hizo lugar a una demanda iniciada por la mujer con 12 años en el ejercicio de la docencia, identificada con las siglas Y.E.B., y a partir de la evaluación que realizó Comisión Médica de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT) reconoció que la docente tenía una incapacidad del 17,22%.

El fallo estableció que Provincia ART debía pagarle $368.766,55 más los intereses legales, la suma actualizada al 29 de Mayo, establece que la docente cobrará una indemnización total de $1.030.038,73.

Compartí la noticia