La Licenciada Verónica Atencio, actual responsable del Área Departamental Salud de Tunuyán, nos hace llegar su opinión sobre éste día.

El 8 de marzo de 1977, la asamblea general de las Naciones Unidas designo oficialmente este día, como Día Internacional de la Mujer.
Seguramente, hoy, no faltarà la ocasión para reunirse con amigas, colegas, saludar a nuestras pares y también ser saludadas. Las redes sociales se colmaran de felicitaciones, por este dia tan especial.
Sin embargo, más allá de celebrar, hace más de cien años, ciento veintinueve mujeres murieron en un incendio en la fábrica de Cotton, de Nueva York, Estados Unidos, luego de que se declarara en huelga con permanencia en el lugar de trabajo.

El motivo se debía a la búsqueda de una reducción de la jornada laborar a diez horas, un salario igual al que percibían los hombres que hacían las mismas actividades, asociado a las malas condiciones de trabajo que padecían. El dueño de la fabrica ordeno cerrar las puertas del edificio para que las
mujeres desistieran y abandonaran el lugar, el resultado fue la muerte de las obreras que se encontraban en el interior de la fabrica.
Estas obreras dieron su vida para que se empezara a entender cual es el rol y el poder de las mujeres en su carácter individual y social.
En conmemoración a esa fecha , en el 2011 se celebro el centenario de ese hecho trágico, con la premisa de
Igualdad de Genero y el Empoderamiento de la mujer (ONU mujeres).
Pero: ¿que significa ser una mujer empoderada, o tener conciencia de nuestro rol?
Una mujer empoderada, es aquella mujer autentica, independiente, con actitud firme en sus decisiones, que admite sus debilidades pero las convierte en fortaleza, aquella que entendió que es responsable de su propia vida.
Hoy la mujer se desenvuelve y desarrolla en un mundo que estimula permanente a nuevas metas.

Hija, madre, esposa o pareja, emprendedora, deportistas, profesional, trabajadora; porque la mujer puede ser lo que desee ser.

Pero el rol que no debemos olvidar las mujeres es, precisamente,
el de ser MUJER, eso que nos diferencia de los hombre, no adoptar características masculinas para ser aceptadas.
“ Nunca he creído que por ser mujer deba tener tratos especiales, de creerlo estaría reconociendo que soy inferior a los hombres y no soy inferior a ninguno de ellos” Dijo Marie Curie
Por su parte Mary Shelley expresó “No deseo que las mujeres tengan mas poder sobre los hombres, si no que tengan mas poder sobre ellas mismas”

Compartí la noticia