Angelique Coetzee, presidenta de la Asociación Médica sudafricana, advirtió sobre los síntomas que presentaron los 30 pacientes en los que se encontraron los primeros casos de Ómicronla nueva variante del virus SARS-CoV-2 detectada inicialmente en Sudáfrica. 

De acuerdo a lo expuesto hoy por la médica, los pacientes infectados sufrían una enorme fatiga acompañada de dolores musculares, una tos seca, picazón en la garganta y, en algunos casos, fiebre baja. Menos de la mitad de ellos no estaban vacunados al momento de consultar a Coetzee.

A partir de ese momento, la médica alertó a las autoridades sanitarias alegando que dicho cuadro clínico no es coincidente con el de variante Delta, la cual ha sido el foco de la preocupación de las políticas sanitarias globales en los últimos meses.  

Días después, investigadores sudafricanos ratificaron las preocupaciones de Coetzee y alertaron que Ómicron podría tener múltiples mutaciones y ser mucho más contagiosa que las variantes conocidas anteriormente. Por ello, se estima que su transmisibildad es mucho mayor, como también el riesgo de reinfección.

Compartí la noticia