En la tarde de este martes 13 de diciembre y desde las 16.00 hs, la Selección Argentina tiene un partido de pronóstico muy difícil, porque enfrente estará la Selección de Croacia, con la misma base que obtuvo el sub campeonato del mundo en Rusia 2018.

Por lo general se para con 4-3-3, con el jugador del Real Madrid, con Luka Modric como conductor de uno de los mejores medio campo del fútbol actual, al que flanquean Marcelo Brozovic (Inter de Milán) y Mateo Kovacic (Chelsea); traducido un triángulo de mucho fútbol y equilibrio.

Su arquero, Dominik Livakovic, un especialista en penales como ya lo mostró ante Japón y Brasil, juega con línea de cuatro que para la formación titular suele disponer a Josip Juranovic (Celtic), Dejan Lovren (Zenit), Joško Gvardiol (Leipzig) y Borna Sosa (Stuttgart); un esquema muy similar al de Argentina es decir laterales/volantes profundos.

En el ataque tiene a Mario Pasalic (Atalanta), Andrej Kramaric (Hoffenheim) e Ivan Perisic (Tottenham), jugadores en todos los casos de ligas competitivas como lo son la italiana, la alemana y la inglesa.

Con ese panorama, no hay dudas que son un equipo que genera mucho respeto, solo que también tiene algunos puntos flojos como es su funcionamiento si Modric no está en una buena tarde, acostumbrados al buen trato de la pelota les cuesta mucho cuándo no la tienen, aunque sabe jugar de contra.

Es un equipo con oficio, que sabe pelear hasta la última pelota (recordemos el empate con Brasil) aunque llega con bastante desgaste y, un detalle menor, su edad promedio similar a la de Argentina (28.5 años) aunque con altura bastante mayor (1.85, la más alta del mundial) contra los 1.78 de nuestra selección.

La clave del partido puede estar en que sea Argentina quien se adueñe de la pelota porque, ya lo sabemos, cuándo la tenemos nosotros no la tienen ellos y, como dijo Bilardo, hay que pasársela a los que están vestidos igual que nosotros. Solo eso.

Compartí la noticia