Desde el Gobierno se trabaja aceleradamente para definir esta semana el aumento salarial que otorgará, por decreto, a trabajadores públicos y privados.

Se estima que el mismo oscilaría entre  $ 6.000 y $ 9.000,  a cuenta de aumentos pactados en paritarias. A partir de ello, en algunas sectores de la economía no se cobraría.

Esa suma fija quedaría exceptuada del pago de aportes y contribuciones patronales, aunque sí se realizarán los aportes destinados a obras sociales y se computará para aguinaldo, vacaciones e indemnización, entre otros rubros.

Compartí la noticia