Empresarios vinculados al negocio de venta de combustibles aseguran que en las últimas semanas se produjo un desabastecimiento en estaciones de bandera blanca (que no pertenecen a una red) en ciudades de baja densidad urbana y que podría extenderse a Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Mendoza y los principales centros turísticos, en vísperas de las fiestas y de la temporada de verano.

Sostienen que la crisis está motivada por diversas causas, como el congelamiento de precios y los incrementos de los costos (precios de los insumos, salarios y servicios) que han generado que algunos proveedores mayoristas regulen las entregas por medio de cupos o precios diferenciales.

La Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha), que reúne a las entidades y federaciones provinciales, solicitó reuniones con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, con el secretario de Energía, Darío Martínez, y con las empresas petroleras a fines de encontrar alguna solución.

Compartí la noticia