Un comandante y un suboficial de Gendarmería Nacional fueron imputados por hurto agravado y se les dictó la prisión preventiva en el marco de la investigación iniciada por el robo de más de 7 millones de pesos a esa dependencia de la fuerza federal.

La información oficial da cuenta  que se trata del segundo jefe del Escuadrón 20 de Orán de la Gendarmería Nacional, comandante Mariano González Craham, y el suboficial Carlos Humberto Ibáñez.

Ambos fueron detenidos el 7 de Marzo pasado, e imputados por el delito de hurto agravado por tratarse de personal de una fuerza de seguridad, además se les dictó la prisión preventiva.

Los gendarmes son investigados por el robo de dinero y otros elementos sustraídos del despacho del segundo jefe del escuadrón, que está en la ciudad que lleva el mismo nombre, a 270 kilómetros al norte de Salta Capital.

En ese despacho había  una suma de más de 7 millones de pesos, 11 teléfonos, 28 módulos de celulares, 72 sobres con repuestos, dos discos rígidos y una cantidad de 40 mil pesos pertenecientes al Tesoro del Casino de Oficiales.

Las fuentes indicaron que, pese a haber advertido problemas con la cerradura de la puerta de ingreso y de la caja fuerte cinco días antes, el comandante demoró hasta el 3 de Marzo para convocar a un cerrajero, fecha en que recién dio a conocer el robo.

Los fiscales fundaron la teoría del caso en que Ibáñez sería el autor material del hecho, mientras que González Craham se habría encargado de allanarle el camino, además revelaron que el suboficial fue investigado tiempo atrás por una sustracción de armas ocurrida en esa misma dependencia, oportunidad en la que se fue de viaje apenas se formalizó el causa, situación que se repitió en esta ocasión

Por otra parte desde la fiscalia trascendió que González Craham demoró en hacer la denuncia, dándole así al Sargento Ibáñez la cobertura para ocultar el botín, que aún no fue recuperado.

En función de ello, los investigadores requirieron para los dos imputados la prisión preventiva, fundada en el riesgo de fuga, y en el peligro de entorpecimiento de la investigación. En tanto, desde las defensas se solicitó su libertad. 

Al momento de resolver, el juez dio por formalizada la acusación, como también hizo lugar al pedido de prisión preventiva de ambos gendarmes, quienes deberán cumplir la medida en el Complejo Penitenciario Federal NOA III, de la localidad salteña de General Güemes.

Compartí la noticia