En un fallo unánime y absolutamente disruptivo porque incluye la «perspectiva de género» la Justicia de Córdoba absolvió a Valeria Olmedo (26) por considerar que había sido víctima de violencia de género durante toda su vida.

La historia cuenta que el 12 de Agosto de 2018 la mujer mató a su pareja con un cuchillo, pero la Cámara 1º del Crimen de Río Cuarto  consideró que el hecho se produjo en circunstancias excepcionales y la dejó libre de culpa y cargo.

En los considerandos se expresa que desde su pubertad, Olmedo había sido hostigada por Julio César Pereyra, quien falleció el día en que cumplía 27 años y un detalle no menor es que hasta el fiscal de Cámara, Julio Rivero, se mostró conforme con la decisión.

Los jueces entendieron que la acusada era inimputable: en el instante en que se produjo su ataque de ira, «se disparó en ella toda su historia de vida de maltrato”, de forma irracional e incontrolable, por lo que se consideró que no se la podía juzgar.

Los diarios cordobeses indican que el cuerpo de Valeria tenía heridas compatibles con cortes hechos con botellas y e incluso chicotazos de rebenque. Y aunque la mujer -que es mamá de tres nenas- estaba acusada por el delito de homicidio calificado por el vínculo y mediando circunstancias extraordinarias de atenuación, quedó libre.

Compartí la noticia