La magia que rodea y cubre el valle de Tupungato, sumado a la belleza de su paisaje y la calidez de su gente hace que los visitantes, siempre tengan ganas de volver.

Con la temporada invernal recién iniciada, el Informador Turístico del departamento ya registra numerosas consultas y conexiones para reservas y se estima que el porcentaje de visitas a la oficina y las llamadas telefónicas irán en aumento con el transcurrir de los días.

Compartí la noticia