Una mendocina que perdió todo su dinero por una estafa virtual fue beneficiado por una jueza quien consideró que existió daño moral y mala fe por parte de la multinacional Mercado Libre.

La demanda fue interpuesta por Luciana R., quien el 15 de julio del 2022, recibió un mensaje por WhatsApp, mediante el cual Mercado Libre le comunicaba que se habían activado protocolos de seguridad tras advertir varios intentos de compras extraños en su plataforma -en concreto intentaban la compra de un aire acondicionado TCL-. 

El mismo día, la aplicación bloqueó la cuenta de la mujer, en la que tenía asociadas sus tarjetas bancarias. Para su sorpresa, la damnificada constató movimientos que no había hecho ya que, por medio de diferentes transferencias a terceros, le robaron todo el dinero de su caja de ahorro que ascendía a $ 3.451.000.

Si bien en forma inmediata denunció en el banco lo ocurrido, en el mismo le dijeron que nada podían hacer, que posiblemente ella había dado sus claves a un extraño de manera negligente; por su parte Mercado Libre también la acusó de negligente, al asegurar que fue ella quien confió en los mensajes que le enviaron desde una cuenta falsa de la aplicación.   

Tras analizar el caso la jueza Alicia Boromei llegó a una conclusión que la multinacional actuó de mala fe y la condenó a pagar los sustraído a la víctima más un porcentaje adicional por el daño moral, ya que consideró que en los casos de estafa virtual «no corresponde invocar la «propia torpeza», como conducta liberatoria de la responsabilidad que se le imputa a la demandada».

El fallo precisa: «Lo real es que las redes sociales, plataformas Web, WhatsApp, la inteligencia artificial, los algoritmos utilizados, principalmente las creadas en las últimas dos décadas, nos han colocado a todos, sean personas físicas o jurídicas, siendo partes de una sociedad nueva, que nos permite y más, en muchas ocasiones somo tentados por la publicidad, a la utilizarlas, sin estar debida o suficientemente informados de los riesgos del uso de las mismas en nuestra vida cotidiana»

En sus consideraciones finales, la jueza expresa:  «¿desconoce Mercado Libre que el logo de su empresa puede ser fácilmente hackeado?;¿Qué la inteligencia artificial no tiene límites en sus capacidades de copiar voces, imágenes? En su carácter de gestor de plataformas digitales, con fines de lucro, estimo, no puede desconocerlo».

Compartí la noticia