La primera noticia, impactó.

La recibimos cerca de las 8.30 hs del Domingo y el llamado telefónico nos dijo : «Al Carly lo llevaron a Mendoza y ahora lo están operando de la cabeza, parece que está muy mal».

Obviamente desde aquel momento las cosas se precipitaron, por un lado la preocupación por la salud con un compañero de trabajo de convivencia diaria, un buen tipo, muy pendiente de sus hijos y un laburante multifunción entre sus clases como profesor de informática en la Escuela Vicente López, sus tareas en Medios Andinos como operador y camarógrafo y su apasionado amor por el voley en todas sus variantes, resiliente de la pérdida hace un par de años de quien fuera madre de sus hijos y, fundamentalmente, su compañera de vida.

Por otro lado la tarea periodística de conseguir información (no había tanta a esa hora) acerca de la cronología de los hechos y demás, desde lo informativo, era solamente una riña callejera de esas que ocurren cada fin de semana en Tunuyán, por ejemplo en la misma noche del Sábado una discusión en la zona de La Tablada había dejado heridos de arma blanca internados en el Hospital Scaravelli. Insisto, desde lo periodístico, una noticia casi normal.

A medida que transcurrían las horas la situación se modificó, la noticia estalló en Facebook y rápidamente comenzaron los pedidos de cadena de oración, además del reclamo para que la justicia actuara.

Obviamente, «Carly» Amieva es una persona muy conocida y estimada en Tunuyán, ante las dificultades de la salud pública para solucionar sus urgentes problemas de salud hubo comunicaciones telefónicas hasta con altos directivos del Ministerio de Salud, su situación era extremadamente delicada y la demora en atenderlo hacía peligrar su vida. Todo se resolvió para bien, fue trasladado hasta el Hospital del Carmen y, luego de casi 8 .00 hs de intervención quirúrgica fue trasladado a terapia intensiva, su vida sigue pendiente de un hilo y, como se suele decir, la ciencia está haciendo todo lo posible.

Paralelamente, la tarea conjunta de Policía de Mendoza y la Justicia de Tunuyán resolvió la situación, en menos de 20 hs los autores materiales habían sido identificados y detenidos. Dos personas muy conocidas, camioneros y laburantes diarios, dicen que no son malos tipos aunque un poco impulsivos, debemos decir en este punto que nuestro estimado «Carly» no es tampoco «tranquilo como agua de pozo», también es de carácter fuerte y, como dicen los que lo conocen bien, se las aguanta.

Ese cóctel explosivo de personalidades fuertes se convirtió en lo que todos sabemos hoy, alguien que lucha por su vida y otras personas que deben estar reflexionando acerca de la macana que se mandaron y, seguramente, rezando (o cosa parecida) para que «Carly» salga adelante, porque sino su posición jurídica podría llegar a ser muy compleja.

Reflexión UNO : Estamos todos tan locos que no podemos tomarnos 5 segundos para pensar lo que hacemos ?, tanto puede costar el perder un poco de tiempo (en la noche de un Sábado cualquiera) para poder superar un auto que transita a marcha lenta ? Tan cara puede ser la reparación de un pequeño choque que justifique la delicada situación de salud ? sin lugar a dudas, la respuesta es NO, pero pasa.

Reflexión DOS : La justicia con todas sus herramientas funcionó de forma excelente, en muy poco tiempo encontró y detuvo a los culpables y todo seguirá su ritmo normal, ahora…. actúa siempre con la misma velocidad y eficacia ? si el damnificado del incidente hubiera sido «Juan Carlos NN», sin tanto nivel de conocimiento en la sociedad ni repercusiones en redes sociales, hubiera actuado igual ? repito, la respuesta es NO, pero pasa.

Ricardo «Yayo» Guinsburg

Compartí la noticia